Actualidad

Alfredo Di Stefano es leyenda: Murió el primer genio del fútbol mundial

675
Alfredo Di Stefano es leyenda: Murió el primer genio del fútbol mundial

Alfredo Di Stéfano ha entrado en el panteón de los más grandes deportistas de todos los tiempos. El hombre que —junto a Santiago Bernabéu— cambió el destino del Real Madrid, murió en la capital de España a los 88 años de edad. Futbolista total, su nombre está grapado a la historia más deslumbrante del mejor equipo del siglo XX
El Real Madrid que fichó a Di Stéfano no era el club más laureado de España. El 14 de diciembre de 1947 se inauguró el nuevo estadio de Chamartín, con capacidad para 75.000 espectadores, una audacia para la época. Un año después el equipo rozó el descenso durante gran parte de la temporada y terminó en el peor puesto de toda su historia (11 de 16). Tardó dos décadas (17 temporadas por el parón de la guerra civil) en reconquistar el campeonato liguero. Ganó el tercero en la temporada 1953-54 y protagonizó un ascenso irresistible con el equipo de las cinco Copas de Europa consecutivas. Cuando Di Stéfano se despidió de la «casa blanca» en 1964, el orden jerárquico en el fútbol español (e internacional) había dado un vuelco.
Di Stéfano contribuyó sobremanera a que el Real Madrid viviera una de sus etapas de esplendor, en la que compartió cancha con Ferenc Puskas o Francisco Gento; a su habilidad como delantero y sus ya legendarios regates unió una fuerte capacidad de liderazgo. Durante los once años que se alineó en el Real Madrid logró la Copa Intercontinental de 1960, cinco Copas de Europa, ocho campeonatos de Liga y uno de Copa; jugó 510 encuentros y marcó 418 tantos, y su extraordinaria capacidad goleadora lo llevó a ser máximo anotador en cinco ligas españolas (53/54, 55/56, 56/57, 57/58 y 58/59).

Espectacular logro de cinco Copas de Europa consecutivas (de 1956 a 1960): las cuatro primeras tuvieron como máximo goleador de la competición a Di Stéfano, que marcó en total 49 tantos

Di Stéfano nació el 4 de julio de 1926 en el distrito bonaerense de Barracas, que a principios del siglo XX se nutría del aluvión procedente de Europa. Un barrio obrero donde se asentó el abuelo paterno del futbolista, Michele, que cruzó el charco hacia Argentina procedente de Capri. El padre, Alfredo, se casó con Eulalia Laulhé Gilmont, una chica de ascendencia francesa e irlandesa. En aquel ambiente fabril los chicos peloteaban en los descampados y soñaban con ser Carlos Peucelle, puntero derecho de River Plate, o José Manuel «Charro» Moreno, el mejor jugador del mundo en la década de 1940, que junto con Juan Carlos Muñoz, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau formó parte de la mítica delantera de River conocida como La Máquina.
Su carrera como internacional no tuvo el brillo que merecía, ya que nunca pudo exhibir su talento en un Mundial, ni con Argentina ni con España (se nacionalizó en 1956). Convocado por Helenio Herrera para Chile 1962, una lesión le impidió jugar, si bien viajó con el equipo.

Como entrenador dirigió al Elche, Boca Juniors, Valencia, Real Madrid, Sporting de Lisboa, Rayo Vallecano, Castellón y River Plate. El 5 de noviembre de 2000 fue nombrado presidente de honor del Real Madrid y, como tal, unos días después recogió en Roma el trofeo al Mejor Club del Siglo XX otorgado por la FIFA. En 2005 sufrió un ataque al corazón del que se repuso. Dueño desde entonces de una «delicada salud de hierro», ha estado presente en los principales eventos del club y ha sido una referencia para las nuevas generaciones de jugadores.

Sobre el Autor  / 

El Circular

Diario Digital

Artículos Relacionados

Seguinos!

Galería

    Suscribite

    Recibí los eventos, promociones y noticias en tu mail.

    Conectate con nosotros por los siguientes medios.