Actualidad

Dispositivos GPS sobre ballenas en el sur de Argentina

363
Dispositivos GPS sobre ballenas en el sur de Argentina

Las señales de los dispositivos satelitales colocados sobre cinco ejemplares de ballena franca austral comenzaron a brindar las primeras informaciones sobre su desplazamiento en el Océano Atlántico, confirmó en su página oficial la Fundación Patagonia Natural. Esa organización ecologista, en línea con Wildlife Corporation Society (WCS) con el aval de la dirección de flora y fauna silvestre del gobierno del Chubut, organizó la experiencia de "marcar" con dispositivo de GPS a ejemplares para seguir el derrotero de las ballenas mar adentro.
La experiencia se inició hace tres semanas y ahora se sabe que "las madres con cría permanecen aún en el Golfo Nuevo", es decir el contorno sur de Península Valdés, en el noreste de la provincia del Chubut.
Los restantes ejemplares, jóvenes adultos, salieron de las apacibles aguas del Golfo Nuevo donde fueron "marcados" y marchan rumbo sud-sudeste, a más de 300 kilómetros de la costa.
Se estima que las hembras, bautizadas como "Buena Onda" y "Helena", estarán con sus crías en el radio de Península Valdés por un tiempo hasta completar el proceso enseñanza-aprendizaje y luego emigrarán "en familia" hacia mar abierto.
"A la mamá que bautizamos como Buena Onda fue porque cuando estábamos buscando a quién colocar el dispositivo, ella se arrimó a nosotros y permaneció a nuestro lado facilitándonos el trabajo", recordó Santiago Fernández, uno de los integrantes del plan de manejo.
Fernández evocó que la otra mamá fue bautizada como Helena "por una ocurrencia" que tuvo un compañero, que "le puso el nombre de su hija".
Los restantes ejemplares, todos machos juveniles que navegan por mar abierto fueron bautizados como "Blubber", "Barefluke" y "Papillón".
Las señales con las que se sigue la ruta de los cetáceos se emiten desde un dispositivo de 23 centímetros de largo por 3 de diámetro colocados sobre el lomo del animal.
Los sensores tienen un costo que oscila entre los 3.500 y 4.500 dólares, y permiten que con su señal se monitoree a través de una red global cuando las ballenas emergen para respirar.
Los pequeños GPS de "acero quirúrgico" se desprenderán en menos de un año de manera que sus gigantescos huéspedes ni lo notarán, garantizando además que en unos meses las ballenas no tendrán un elemento extraño adosado a sus cuerpos.


Sobre el Autor  / 

El Circular

Diario Digital

Artículos Relacionados

Seguinos!

Galería

    Suscribite

    Recibí los eventos, promociones y noticias en tu mail.

    Conectate con nosotros por los siguientes medios.